lunes, 20 de marzo de 2017

SENTIMIENTOS





Hoy tengo que hablar del pellizco insoportable que se instala en mi pecho al pensar en ellos. Es doloroso perder a un familiar, muy doloroso cuando se trata de un padre o una madre y mucho peor cuando se van al mismo tiempo. Es casi imposible pensarlo sin que ello me produzca una mezcla de sentimientos que se mueven entre la rabia, la impotencia, la pena, los recuerdos de toda una vida, y a ratos hasta la locura. Es difícil expresar la multitud de pensamientos que vagan a todas horas por mi mente. Podría haber ido más horas a verlos. Me han faltado muchas conversaciones con mi padre. Ahora me doy cuenta que nunca bailé con él cuando ya fui mayor, de pequeña bailaba poniendo mis pies sobre los suyos y él me llevaba dando vueltas y vueltas por todo el salón. Qué divertido cuando nos metíamos en la tienda de campaña que nos hacía en la cama levantando con sus piernas las sábanas. Cómo me gustaba que me rascara la espalda y yo le pedía que lo hiciera con las barbas y él lo hacía siempre. Pero cuántas cosas no hemos llegado a hacer juntos. Por qué nadie nos dice las cosas importantes que no pueden dejarse para mañana porque puede que no llegue ese mañana.  Por qué no estuve más atenta a ciertas señales. Cuántos días por pereza no me acerqué a su casa con lo que él disfrutaba de nuestras charlas. No habrá en mi vida un hombre que me haya amado tanto y con tanta generosidad. Siempre me sentí niña a su lado. Cómo echo de menos mirarlos, besarlos, tocar sus manos. Cuánta tristeza despertar y saber que no están esperándome, ya solo tenían horas para esperarnos, era su ilusión de cada día. Mi padre sentado en su butaca siempre al lado de mi madre a la que amó hasta el último suspiro. Ella en su callada quietud pero expresando con la mirada todo lo que sentía. Cuántas veces se me encogerá el corazón al preparar los platos que ellos disfrutaban. Cuánto durará este tiempo que me tiene sumida en una constante melancolía. Cuánto desearía tener una fe ciega en que existe un lugar en el que me volveré a encontrar con ellos y que ya será para siempre, un siempre eterno. Cuándo lograré calmar mi espíritu y sentir que ellos están, que mi recuerdo es su morada y que mientras yo viva siguen vivos en mí.



miércoles, 15 de marzo de 2017

ESTE JUEVES: UN JUEVES DE LUTO






Ana iba y venía varias veces al día de su casa a la tienda de la esquina. Siempre apoyando su caminar tambaleante en una escoba que usaba a modo de bastón. Ana vestía de riguroso negro aunque las ropas mostraban ya una tonalidad grisácea a causa de las muchas horas puestas a secar al sol. Las alpargatas ajadas por el paso del tiempo tenían las suelas desgastadas de arrastrar su vida triste por las losas de la acera, a veces las llevaba mojadas por la incontinencia que sufría más por su estado de embriaguez perenne que por causas físicas debidas a la edad. Sus piernas escuálidas estaban llenas de cabrillas por el calor de la copa que mantenía encendida en invierno y verano como si ese fuera el único calor que aliviaba la frigidez de su cuerpo y de su alma. Cuando Ana llegaba a la puerta de la tienda se oía un cuchicheo, era el murmullo de las mujeres que comentaban por lo bajo lo que habían comentado miles de veces, lo que todas sabían, y se apartaban dejando que Ana pasara hasta el mostrador donde dejaba su botella vacía para que el tendero la llenara de vino fino de Chiclana. El hombre la atendía con cariño y apuntaba en una libreta el coste de lo servido sin muchas esperanzas de cobrarlo algún día. Ana cogía la botella y con cuidado se giraba hacia la puerta y se encaminaba hacia su casa, despacio, cabizbaja, balanceándose a cada paso, a veces teniéndose que apoyar en un cierro para recuperar la verticalidad y el resuello. Ana tenía los ojos hundidos en las cuencas y había perdido las pestañas de tanto llorar. Los niños del barrio le tenían más miedo que respeto y al verla se escondían al grito de viene la bruja. Ana apareció muerta una mañana. Sus hijas y nietas la lloraron y la lloró todo el barrio. La lloraron todos menos su hija pequeña, su querida hija Angelita que había muerto a los diecisiete años. Su preciosa muñeca que se fue llevándose con ella el corazón de Ana y las ganas de vivir. 







lunes, 13 de marzo de 2017

NO HAY DISTANCIA





No hay distancia

No hay distancia cuando te pienso
Cuando me enredo entre tus recuerdos
Cuando en los labios aún siento el aliento de tus besos

No hay distancia
Cuando te envuelvo con versos
Cuando te encuentro en la memoria de mis sueños
Cuando apareces en mi reflejo,  imagen constante en mis retinas
habitador de mi tiempo

No hay distancia
Cuando suena en mis oídos el eco de tus te quiero
Cuando evoco el dulce roce de tu cuerpo
Cuando ando los caminos que recorrimos
Buscándote, sin otro objeto

No hay distancia
Cuando te amo desde lejos
Cuando mis manos son tus manos amantes
Cuando tu nombre me quema por dentro
Y el placer se vuelve etéreo

No hay distancia cuando te pienso




domingo, 12 de marzo de 2017

FARO DE TRAFALGAR




Hace ya algún tiempo dediqué una entrada al Faro de Trafalgar en la que utilicé fotografías que guardaba de una visita que tuve la suerte de hacer acompañada por el entonces farista del Faro de Cádiz y otras balizas del entorno. Nuestro querido amigo Juan Martínez que se nos fue hace unos meses, era el encargado del Faro de Trafalgar en aquella época. Sirva esta publicación para hacerle un cariñoso homenaje como se hizo en el blog de la Asociación al que dejo enlace en su nombre.
 En esta otra visita hemos acudido al encuentro con este monumento varios de los socios de la Asociación de Amigos de los Faros de Andalucía, gracias al presidente de la asociación, Francisco Martínez,  que logra el permiso de las autoridades portuarias, casi siempre reacias a permitirlo. 


Fue el día 26 de julio de 2014 cuando se nos había concedido el permiso para hacer la visita. Allí nos esperaba el actual encargado del Faro que estuvo atendiendo todas nuestras preguntas y explicando cada detalle que llamaba nuestra atención. El día estuvo espléndido y disfrutamos plenamente de aquel sábado.

Enlace a la entrada anterior dedicada al Faro de Trafalgar (muchos de los datos utilizados son los mismos que ahora he publicado).


Azulejo situado a la entrada del Faro, junto a la verja del muro que rodea el recinto privado.


La empresa "Barbier, Bénard y Turenne", abreviado BBT es una empresa fundada en 1862, se especializó en la fabricación de luces, dispositivos ópticos y sistemas de iluminación. Líder mundial en el campo de los faros a finales del siglo XIX.  Se convirtió en Sociedad Anónima en 1919 y se disolvió en 1982. 
"Barbier, Bénard y Turenne", comienza a especializarse en la producción de sistemas ópticos para los faros, de acuerdo con el sistema de lentes de Fresnel. Entonces la empresa amplió su producción, yendo cada vez más lejos en el equipo de faros. Además de su lente, se extiende primero a la producción en varios mecanismos de rotación, incluyendo el peso y rotación en el tanque de mercurio. Luego se hacen boyas, torres metálicas, sirenas de niebla, siendo capaces de construir los faros en su totalidad, incluyendo la torre, instrumentos ópticos y todo el equipo necesario. 

La lente de Fresnel, llamada así por su inventor, el físico francés Augustin-Jean Fresnel, es un diseño que permite la construcción de lentes de gran apertura y una corta distancia focal sin el peso y volumen de material que debería usarse en una lente de diseño convencional. Fue inventada en 1822 y probada por primera vez al año siguiente en el faro de Cordouan.
Cuando las lentes son grandes, su grosor puede hacerse excesivo, haciendo la lente muy pesada y cara. En vez de ello, se puede mantener los radios de curvatura de las lentes separándolas en anillos circulares. El grosor de la lente en cada anillo es diferente, eliminando el enorme espesor que tendría la lente de ser sus superficies continuas, mientras que la superficie presenta un aspecto escalonado. Se emplean en lupas planas con, formato de tarjeta de crédito, linternas de los faros, faros de los automóviles, indicadores de dirección, visores de realidad virtual, etc.


Patio a la entrada de las dos viviendas del Faro. 


El faro de Cabo Trafalgar es un monumental faro de aproximadamente 34 metros de altura y torre troncocónica blanca, levantado en 1860, muy próximo a la torre almenara del mismo nombre. Está situado en el término municipal de Barbate, en la provincia de Cádiz.
En la época romana, donde hoy se levanta el faro, existía un templo dedicado al dios Juno. Había incluso un altar para los sacrificios en su honor. Aún hoy, algunos submarinistas dicen haber visto el templo sumergido en las aguas del cabo.
Los árabes construyeron en el siglo IX una torre de vigilancia cuyos restos pueden verse junto al faro.


Fotografía de 1886.


En la parte alta de la torre hay dos balcones, uno a la altura de la cámara de servicio y otro alrededor de la linterna.


En 1929 la torre se reformó con un revestimiento exterior para reforzar el faro, pues peligraba su estabilidad ante los fuertes vientos de levante. Fue el ingeniero Carlos Iturrate el que proyectó las obras, adosando a la antigua torre contrafuertes unidos mediante arcos. Las obras comenzaron en 1926. A la vez se renovó el aparato óptico y se mejoró la vivienda de los fareros.


Con posterioridad se construyeron algunas dependencias adosadas a la casa.


Las ventanas se disponen en la parte delantera y trasera de la torre, a lo largo de toda su envergadura. Por ellas quedan iluminadas las escaleras de acceso a la linterna.


Una de las ventanas desde el interior del Faro. Es la que queda bajo el primer balcón, terminada con arco ojival. 




Las escaleras son de mampostería. 


Son cómodas de subir y no tienen la inconveniencia de ver la altura a la que te encuentras como ocurre con las escaleras metálicas del Faro de Cádiz, un martirio para los que sufrimos de vértigo.


Ventana en la parte delantera de la torre.


Vista de la torre antigua desde las ventanas del Faro.


Alrededor del recinto del faro se ha adecuado un sendero que permite ver la torre desde todos sus ángulos y disfrutar del paisaje de las calas que rodean el tómbolo. 


La torre de Trafalgar, de planta cuadrangular reforzada por sillares, parcialmente derrumbada a mediados del siglo XIX para construir el faro con sus restos.




Zona rocosa a la izquierda del Faro.


A la izquierda del tómbolo queda la Cala del Varadero o Playa de Marisucia, junto a la carretera del faro. A continuación vemos la Playa del Pirata, el corazón de las Playas de Los Caños de Meca. Le siguen calas pequeñas llamadas Los Castillejos, donde se comienzan a ver las cáscadas de agua dulce. Sigue la Playa Nudista que se alarga hasta la Playa de las Cortinas o de los Chorros. Desde aquí es imposible el paso a pie hasta la Playa de la Hierbabuena en Barbate que queda rodeando la punta que vemos en la imagen.


Salvo la zona más cercana al tómbolo que está llena de rocas,  las playas son de arenas finas, y pasados unos kilómetros volvemos a encontrarnos zonas llenas de rocas que en parte son restos del acantilado que se va desprendiendo. 


La Playa de Zahora parte del tómbolo y continúa durante tres kilómetros hasta llegar a la Playa de la Mangueta separadas por un riachuelo. La primera zona de la Playa de Zahora se conoce como La Aceitera o La Cala Isabel; la segunda zona es la Playa del Sajorami, que toma el nombre de un conocido local. Llegados a la Playa de la Mangueta termina la Playa de Zahora y sigue la Playa del Palmar que llega hasta Conil. 



Escalera de acceso a la linterna del Faro.


Como sistemas de alumbrado utilizó sucesivamente aceite y petróleo. En 1914 un sistema de incandescencia por vapor aumentó el alcance hasta 31 millas.
En 1973 se instaló un radiofaro y más tarde se electrificó el faro llegando su alcance nominal a las 29 millas.


Inmortalizando el momento.


La linterna fue colocada en 1936, cuando se sustituyó el aparato óptico cambiando el primitivo de segundo orden por uno de primer orden capaz de dar la característica de grupos de 1 + 2 destellos blancos cada 15''.



La lente de Fresnel, llamada así por su inventor, el físico francés Augustin-Jean Fresnel, es un diseño que permite la construcción de lentes de gran apertura y una corta distancia focal sin el peso y volumen de material que debería usarse en una lente de diseño convencional. Fue inventada en 1822 y probada por primera vez al año siguiente en el faro de Cordouan.
Cuando las lentes son grandes, su grosor puede hacerse excesivo, haciendo la lente muy pesada y cara. En vez de ello, se puede mantener los radios de curvatura de las lentes separándolas en anillos circulares. El grosor de la lente en cada anillo es diferente, eliminando el enorme espesor que tendría la lente de ser sus superficies continuas, mientras que la superficie presenta un aspecto escalonado. Se emplean en lupas planas con, formato de tarjeta de crédito, linternas de los faros, faros de los automóviles, indicadores de dirección, visores de realidad virtual, etc.


En la imagen vemos que dispone de dos lámparas, una de ellas es de repuesto por si falla la que está en uso. El cambio se hace automáticamente. 




En la cámara de servicio del faro se encuentran varios de los instrumentos necesarios para el funcionamiento del mismo. 




Escaleras de acceso a la cúpula del Faro.




Entrada a la torre almenara.


Desde el interior.




Muro interior de la torre.


Camino al Faro.


En el camino, en una rotonda que se dispuso para permitir hacer el giro al llegar al final de la zona de tráfico, se colocó una placa en recuerdo de la Batalla de Trafalgar, al cumplirse 200 años de la misma.  En ella se leen unas palabras de la obra titulada "La Batalla de Trafalgar", del autor D. Benito Pérez Galdós. 

Trafalgar 1805-2005

"Dentro de poco los
hombres de unas y otras
islas se han de 
convencer de que hacen
un gran disparate armando tan terribles
guerras, y llegará un 
día en que se abrazarán
conviniendo todos en no
formar más que una sola
familia"

Benito Pérez Galdós


Un tómbolo es un accidente geográfico sedimentario, como por ejemplo una barra, que forma una estrecha lengua de tierra entre una isla o una gran roca alejada de la costa y tierra firme, o entre dos islas o grandes rocas.
El promontorio en el que se encuentra el faro es una gran duna retenida por la vegetación.


Vista del Faro en el tómbolo desde la playa de los Caños de Meca.


Imagen tomada desde la carretera del Pinar de la Breña que comunica esta zona con Barbate.





sábado, 11 de marzo de 2017

ES TAN LARGO EL SILENCIO





Son tan largos los silencios y tan escasas las palabras
Son tan cortos los recuerdos
Son tan inmensos los miedos
Son tan tristes todos nuestros sentimientos
Los silencios que se eternizan
Las palabras que se ahogan 
Los miedos que anulan los sueños
Los sentimientos  ocultos 
Callados , llorados
Dominados por las conciencias
Se perpetúan los silencios
Se distancian las palabras
Se acrecientan los miedos
Y el amor no puede con las circunstancias
Es tan insalvable el abismo que nos separa