miércoles, 30 de julio de 2014

ESTE JUEVES: ÉL Y SUS CIRCUNSTANCIAS








Él no es nadie en concreto, él es él o es ella, él puede ser cualquier persona en cualquier momento de su vida. Nadie es envidioso, ni celoso, ni obsesivo, ni posesivo, nadie siente que su interior se revuelve y se rompen sus principios hasta que llega esa circunstancia que enmaraña sus entresijos y le hace perder el norte, le convierte en un ser desconocido para sí mismo, alguien que entra a suplantar su yo, o quizá éste sea el verdadero yo que se encontraba latente,  escondido tras ese otro que controla a la perfección cada uno  de sus actos y siempre toma las adecuadas decisiones guiado por una mente razonable y metódica, o quizá sea el mismo de siempre en un estado de confusión transitoria, una etapa de locura que pasados los primeros meses irá diluyéndose  como una neblina veraniega que emborrona el paisaje, lo envuelve difuminando los contornos, diluye las formas y confunde el pensamiento.
Una sonrisa, una palabra, una mirada, quizá todo junto o quizá solo una ilusión  creada le hace perder el control, no es nada sin esa sonrisa, esa palabra, esa mirada. Como una droga le enferma , aturde la razón, controla el pensamiento que incapaz de desprenderse de esa obsesión se obnubila, se enfurece, no atina con la rutina, enloquece. Vive en un vaivén entre el gozo y la tristeza. Aparecen los celos, infundados la mayoría de las veces pero dañinos igualmente, se vuelve posesivo no por el hecho de dominar si no por el ansia de retener y envidia cualquier instante que no sea compartido con él, o ella. 
El enamoramiento enajena, alegra y entristece, levanta el ánimo hasta las nubes y lo hace despeñarse, como un libro de terror atrae y atemoriza. Es normal esta actitud pero no por ello deja de ser extraña. 


Nos leemos y comentamos en las rotativas de The Daily Planet's .



16 comentarios:

casss dijo...

Solo teniendo la empatía suficiente de entender que todos podemos ser lo que creemos que no somos, nos hace capaces de escribir un relato tan elevado y especial.

Nadie puede decir: de esta agua no he de beber...digo, quizás, no se...

besos jueverísimos

Montserrat Sala dijo...

Hola Leonor. Al principio de tu relato me pareció que estabas hablando de una persona con un trastorno bipolar.
Sus dudas sus preguntas sin respuesta posible, peró el final me ha sorprendido, al aclarar que eran celos, y no otra cosa lo que padecia el individuo.
Buena entrada amiga.

Ester dijo...

Un relato con planteamiento, nudo y desenlace, no podemos pedir más. El protagonista tampoco. Abrazos

Yessy kan dijo...

Muy buen planteamiento en tu relato. El enamoramiento nos deja en un éxtasis. Es algo que te deja fuera de ti y el mundo por el ser amado.
Saluditos

Ame dijo...

Son de las emociones que todo nuestro interior trastornan, actuamos en forma diferente y con una sonrisa se nos ilumina el mundo.
Un beso.

Carmen Andújar dijo...

Desde luego, es algo irracional,my muchas veces esos celos se deben a la falta de seguridad de uno mismo, que se paga con los demás. Como toda obsesión, es mala.
Un abrazo

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Una muy ajustada reflexión producto de la profunda observación y por qué no...experiencia!
=)

Lola Polo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lola Polo dijo...

Menos mal que con el tiempo se pasa, jajaja, pero ¡qué momentos!. Un beso amiga, siempre es un placer leerte ;)

Lola

Maty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
San dijo...

Un texto que hacer darle vueltas a la cabecita, cuando nos llegan situaciones nuevas que nos sobrepasan el como actuemos tal vez dejen como somos y como han influido en nosotros las circunstancias que nos rodean.
Besos.

Sindel dijo...

Un relato profundo, que comienza de una forma (pensé que era una persona con personalidades múltiples) y en el desenlace cambia y soprende.
El amor o cualquier sentimiento en una persona enfermiza se tornan malignos.
Un beso enorme.

Maria Jose Moreno dijo...

Ocurre ese enajenamiento porque es una amor objetal que no objetivo. Inmaduro desde el punto d evita psicológico pero maravilloso para vivirlo ;-) Un beso

Leonor dijo...

Hola amigos jueveros: No suelo hacer replicas a los comentarios que me ponéis pero en esta ocasión me veo en la necesidad de hacerlo porque creo que muchos no habéis entendido, o quizá yo no me he explicado con suficiente claridad, el fondo de mi reflexión. No he querido hablar de celos y mucho menos de estados enfermizos, lo que defiendo es el estado mental en que nos encontramos cuando estamos enamorados. Como dice Yessy Kan el enamoramiento nos deja en un éxtasis, y Ame reconoce que una sonrisa basta para iluminar nuestro mundo. Esa son las ideas que quería transmitir.

A Neo le digo que sí que mi reflexión se debe a la observación, pero también a la experiencia.

Loli tú sabes de lo que hablo, nos conocemos bien.

Maty creo que tú lo has entendido bien, sabes de lo que hablo quizá porque lo has vivido, y has sacado la conclusión adecuada, que es una situación irrepetible y fascinante.

San perdona si te he hecho pensar. Podría haber dicho lo mismo de forma menos literaria pero de eso se trata nuestro grupo, de escribir, de ir mejorando nuestra expresión y limando el estilo.

Sindel no hablo de personas enfermas, hablo de personas sanas en un momento concreto de su vida, cuando se enamoran.

María José tú sabes mejor que nadie por tu profesión que son situaciones normales pero que alteran nuestra mente, que unos la controlan mejor que otros y que siempre merece la pena vivirlas.


Amigos os agradezco vuestros comentarios.

Un beso para cada uno de vosotros y gracias por visitarme.

Leonor

Max Estrella dijo...

El amor es muy complicado o muy sencillo...tal y como lo dices, tal y como lo explicas...
Besos y abrazos

rosa_desastre dijo...

Lo he leido unas cuantas de veces, ya reconocí a la primera que yo pertenezco a esa rara especie...¡ay no se si es bueno enamorarse!
Un besazo