miércoles, 6 de agosto de 2014

ESTE JUEVES: UN RELATO, PÁRRAFOS INCLUIDOS





Se iluminó el disco amarillo. De los coches que se acercaban, dos aceleraron antes que se encendiera la señal roja. En el indicador de paso de peatones apareció la silueta del hombre verde. Los transeúntes corrieron para cruzar la avenida antes que la silueta cambiara a rojo y los desesperados conductores hicieran berrear sus bocinas. La vida en la ciudad a las horas puntas era una locura, gente yendo y viniendo, tropezándose unos con otros sin verse, un maremágnum de seres cuyo único propósito era llegar cuanto antes al lugar al que se dirigían, fuera importante o no. Incluso tenía prisa los que solo habían salido a pasear. 
En el coche negro que se situaba en la primera línea de parrilla una pareja hablaba de sus sentimientos, hacía pocos meses que se conocían pero era como si llevaran juntos toda la vida. El semáforo cambió dando paso a los vehículos pero ellos se habían quedados prendidos en una mirada, andaban perdidos en sus sueños tantas veces imaginados. Los cláxones les despertaron y rieron cómplices de sus pensamientos.
-No entiendo de rumbos, pero aunque estuvieses tan distante como esa extensa playa que baña el más remoto océano, me aventuraría en pos de semejante joya,  ella lo escuchaba embelesada mientras él mirándola de soslayo le hablaba con la dulzura que hablan los enamorados y la hacían sentirse la mujer más amada del universo. De esta forma se habían ido enamorando, al principio fue a través de las palabras, lo suyo no fue amor a primera vista, sus almas se habían entrelazado mucho antes de que ellos mismos lo advirtieran.
Pasaron los días, pocos, muy pocos para tanto amor,  y tuvieron que volver a sus realidades. La mujer vio partir el coche negro que se iba perdiendo en la distancia, lo miró hasta que solo fue un punto imaginario,  y algo se le quebró dentro.
Y como una sombra enloquecida  corrió hacia esa primera estación de las afueras, que es donde toman el tren todos los náufragos de la ciudad. Era como dos almas en una. La suya y la de Alfredo, huyendo campo a traviesa.


Nos leemos en el blog de Neogeminis.

Para los lectores que no pertenecen al grupo de jueveros le explico que la propuesta de esta semana, muy bien elaborada por nuestra amiga Neo, invitaba a utilizar textos de obras y autores conocidos que debían ser utilizados para componer nuestro relato. Así que tened en cuenta que los párrafos en color pertenecen a obras de otros autores, yo solo he tratado de darle sentido a mis palabras integradas entre dichos párrafos.

Al inicio el párrafo es de la obra  Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago.
El párrafo central pertenece a la obra  Romeo y Julieta, de William Shakespeare.
El párrafo final es de la obra El caballero del hongo gris, de Ramón Gómez de la Serna.




14 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Vaya grata coincidencia! jeje...hemos coincidido en principio y final y por supuesto, las historias resultan muy diferentes. En tu relato el romance se abre paso en medio de un maremoto de ruidos y caos urbano, en el mío, busca la libertad escapándose de un mundo por demás de controlado y opresivo.
Te agradezco mucho por haberte sumado al desafío. Sé que no era fácil!
=)

Montserrat Sala dijo...

Vaya entrada màs completa. Has estado brillante Leonor. felicidades!

Recibe un fuerte abrazo,y mil besos

Ester dijo...

Has cosido un traje de gala con recortes. Un abrazo

Maty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Carmen Andújar dijo...

Una bonita historia de amor que encaja muy bien todos los párrafos.
Un abrazo

Yessy kan dijo...

Impresionante relato. Genialmente realizado con tres párrafos. Suelen ser los amores cortos, los más intensos. Fue un placer leerte.
Saludos

Sindel dijo...

Me sorprende todo lo que estoy leyendo, historias hilvanadas con maestría en relatos originales y totalmente coherentes. En tu caso una historia de amor, de esas que al final te dejan llena de emociones.
Un beso enorme.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Interesante descripcion de emociones.

Tracy dijo...

Estoy leyendo los relatos que puedo y creo que no me enteré bien: creí que sólo había que insertar un texto y ya he leído dos con el tuyo, que habéis insertado tres.
¿Ha sido coincidencia o es lo que había que hacer?

San dijo...

En tu coctelera particular has elaborado un texto precioso, con los ingredientes que Neo propuso y tu forma tan bonita de contar, quedo para tomar una copita más.
Besos.

Charo dijo...

Una historia de amor preciosa, que has hecho encajar perfectamente con los párrafos que has escogido.Una lástima que un amor así tenga que acabar, pero siempre quedará en sus recuerdos¡

Alfredo dijo...

Bonito relato, entretenido y con el común denominador de unos sentimientos que inspiran mucha ternura.
Muy correcta la interrelación.
Besos

casss dijo...

Diría que la prisa frenética con que vivimos, solo se detiene en momentos muy especiales, uno, es cuando nace el amor.
Hay otros... pero ese es el más bello.

besos

Juan Carlos dijo...

Un relato con un estilo que me encanta, partiendo del bullicio del tráfico vamos en un zoom hasta una realidad concreta y seguimos hasta el corazón de esa mujer.
Besos, amiga.