miércoles, 11 de junio de 2014

ESTE JUEVES: AMIGOS




Apenas han comenzado a conocerse, ha sido pura casualidad que el destino haya hecho que se crucen sus caminos pero sienten como si su amistad hubiera nacido con ellos. Ambos de la misma ciudad, nacidos en cercanas calles y criados a escasos metros. Sus recuerdos coinciden en multitud de hechos, de anécdotas, de lugares recorridos, de juegos compartidos en su niñez con otros niños del barrio. Cuando conversan y comparten esos recuerdos es como si hubieran vivido en sus comienzos la misma vida, evocan cómo eran las calles de entonces, las personas que los rodeaban, los mayores que les enseñaron las primeras experiencias, aquel colegio pequeño en el que eran una gran familia, la torre rosada de la Capillita, el camino del Observatorio, el callejón del Arenal, el barrero al que los niños iban a jugar y de donde salía el barro que iba a la Ladrillera y a casa de más de un escultor, que en la calle vivían dos grandes artistas. 
Él se fue a otra ciudad, allí comenzó su vida de estudiante, obtuvo su licenciatura, trabajó, creó su familia y viajó por un montón de países. Solo volvió en algunas ocasiones de vacaciones y cuando tuvo que servir a la patria.  Sus caminos volvían a estar cerca pero no quiso el azar que se encontraran. Ella se quedó en su isla y vivió su vida lo mejor que supo, se hizo mayor en la misma calle de su niñez, recorrió siempre los mismos lugares, no conoce otros países, ni habla otras lenguas. Para sentir la vida con más intensidad lee todo lo que cae en sus manos, tiene la inagotable necesidad de conocer, de saber, de investigar,  siempre ha pensado que una vida es poco, escribe lo que dicta su corazón y plasma con palabras sus sentimientos. Así ha sido como él ha llegado hasta su puerta y ella le ha abierto invitándole a quedarse. Ahora ya saben que son amigos desde siempre.







22 comentarios:

Maty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ester dijo...

Me gusta lo de amigos DESDE siempre en lugar de PARA. Saltibrincos

Yessy kan dijo...

Una historia con ternura, nobleza. Inolvidables los amigos de nuestra niñez, y duele tanto verlos partir. En este caso se reencontraron, que me parece estupendo. Muy buen final.
Saludos

Juan Carlos dijo...

La amistad es más poderosa que las circunstancias de la vida, es un sentimiento. O a lo mejor solo química, pero sigue siendo muy poderosa y se produce cuando y como se produce.
Besos.

Oriana Lady Strange dijo...

Un tierno relato que nos muestra que la amistad no depende de cosas como el espacio y el tiempo sino que se siente en el corazón.
Cariños….

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Una entrañable y maravillosa relación. Qué afortunados!

San dijo...

La amistad todo lo puede, das claro ejemplo de ello. Una relación mantenida por la fuerza del cariño.
Precioso Leonor.
Un abrazo.

Tracy dijo...

Una amistad fuera del espacio y el tiempo que estará ahí aún teniendo impedimentos.

casss dijo...

Todas las amistades son excepcionales. Esta lo es especialmente.
Tu relato está lleno de sensaciones gratas.

un fuerte abrazo

Helio Fraile dijo...

Una bonita historia con final feliz.
Un saludo.

Pepe dijo...

Hermoso relato de muchas vivencias comunes a ambos protagonistas, en los mismos escenarios, con las mismas ilusiones. No lo sabían entonces pero esas vivencias facilitarían una hermosa amistad muchos años después.
Un abrazo.

emejota dijo...

Cuando dos amig@s se encuentran tras mucho tiempo suelen retomar su amistad en el punto donde lo dejaron, en tu narración resurge la inocencia primordial. Besos

Carmen Andújar dijo...

Hay amistades que por muy separadas que estén siempre se conservan, porqué son algo especial, como en el caso de estos dos amigos.
Un abrazo

LAO Paunero dijo...

Muy linda historia Leonor. Evidente que la ausencia cultiva la conciencia del vínculo al encontrarse.....

Sindel dijo...

A veces las diferencias son lo que más nos acerca a otra persona, ni la distancia, ni el lugar puede hacer que dos amigos se olviden o se alejen.
Hermoso relato! Un beso.

José Vte. dijo...

Que historia más tierna y más emotiva. Respira verdad. Pasan los años, nos hacemos mayores, pero una verdadera amistad no se olvida por mucho tiempo que pase.
¡Y que lindo es cuando eso pasa así!

Un abrazo

Alberto V. dijo...

Dos grandes amigos que, en silencio, siempre fuero mucho más.

Sin duda cuando alguien te abre la puerta (sus brazos) te está haciendo un regalo. Yo personalmente acepto estos regalos, salvo cuando intuyo extraños intereses, pero eso es harina de otro costal.

Un abrazo

Alfredo dijo...

Muy tierno y no por eso menos creíble. La vida es caprichosa y a veces tarda en ser justa y consecuente.
Tu historia ha hecho justicia y ha puesto de nuevo un corazón junto al otro.

Besos... y gracias por participar.

Mamaceci dijo...

¡Que lindo Leonor! pareciera que el tiempo transcurrido se diluye cuando vuelven a estar juntos

Abrazo fuerte

censurasigloXXI dijo...

Los amigos siguen siendo pese a las distancias y el tiempo que transcurra. Hay un hilo rojo que nos une a ciertas personas para siempre y a pesar de las más duras circunstacias. Un besito.

Fabián Madrid dijo...

Redescubrimiento de la amistad despues de años. Muy emotivo.
Un beso.

Maria Jose Moreno dijo...

Un bello encuentro tras una vida añorándose, con seguridad. esos son amigos. Un besote, me gustó tu punto de vista